Su objetivo es prestar una atención individualizada a aquellas personas que lo necesiten por encontrarse en un momento de crisis por ejercer el papel de cuidador de su familiar, afectado por la enfermedad de Alzheimer.